La prenda para cada ocasión


Estas últimas semanas, a raíz de la sesión de fotos con Coral Aoki que les comentaba la última vez, estuve reflexionando mucho sobre cómo elegimos vestirnos para cada ocasión.

Es interesante analizar la forma en que siempre estamos eligiendo nuestras prendas bajo un concepto.

Tan simple como que no usamos lo mismo para ir a trabajar, que para un evento, ni un té con nuestras amigas.

A mí me divierte poder ver, sentir, cómo los seres humanos nos comprometemos y nos moldeamos para acompañar con diferentes atuendos que nos hacen cómplices del espíritu de cada caso.

O acaso no dedicamos un tiempo a pensar qué nos vamos a poner teniendo en cuenta el lugar, el horario, la época del año, para tomar una buena decisión?

Para las fotos, se eligieron prendas actuales, pero que evocaban un estilo vintage. En un entorno que complementaba esa ornamentación.

De la misma manera, cuando tenemos un casamiento o evento especial, montamos toda nuestra imagen en función del contexto donde se va a desarrollar.

Es suficiente con saber lo que querés expresar y escoger las prendas. Pero el entorno es igual de importante en una buena representación de lo intentas significar.

Es así como nos vamos adaptando a las diferentes situaciones por las que la vida nos va llevando. Según nuestra naturaleza, podremos ser más o menos transgresores, pero siempre existe ese hilo conductor. Ese sello que nos deja el concepto de cada ocasión.

Bajo un cielo gris, hicimos las fotos con Coral, conectadas a través de una cámara fotográfica. Buscamos embellecer este momento y creo que lo logramos.

Pasarán los años y, cuando vuelva a ver estas fotos, ella estará presente. Igual que Lulla, quien me ayuda con la escritura, y todas ustedes con sus comentarios. A través de estas imágenes, podré revivirlo tantas veces como quiera.

Las quiero!!

Boina: desconozco su marca, un delicado abrigo.
Lentes: Harry Lary's, mi eterno amor.
Anillo: Raquel Rossetto, diseñado por mí, a partir de un prendedor vintage.
Collar: Raquel Rossetto, otro pequeño diseño personal.
Camisa: H&M, color intenso y combinable.
Pollera: Massimo Dutti, aires de mi época amada.
Tapado: H&M, osado como yo.
Zapatos: Bacanal, de Córdoba, irresistiblemente bellos.
.
Ph: Coral Aoki, ojo cordobés y multicultural.

Un estilo personal


Un par de semanas atrás, realicé una sesión de fotos con Coral Aoki. Una joven fotógrafa cordobesa con un ojo estético muy interesante.

Siendo sincera creo que, al momento de planificar el trabajo que haríamos, lo que más consideré fueron los lugares que quería mostrarles, antes que una inspiración concreta.

No es ningún secreto mi debilidad por lo vintage y retro. Si bien normalmente no los aplico a todo el visual, sino que prefiero reservarlo a un detalle. Un destaque que realce las prendas como conjunto.

Esta vez no pude resistirme al contraste de estos colores y texturas contra la sólida claridad de estos predios. Amé el resultado de este concepto.

Por lo general, lo que más me atrae son los géneros, la feminidad de los años ’20 y ’50, la seducción latente en los detalles. Tan sólo buenas telas, ricas al tacto y un poco de piel.

Lo importante es entender que la ropa es un juego. Mi cuerpo y el tuyo son herramientas, nos permiten hacer muchas cosas, y está en nosotras embeberlo de un poder personal. Por eso nuestro estado de ánimo influye mucho en las elecciones de cada día.

En mi caso, me siento más identificada con esta generación actual, donde las imperfecciones se aceptan con mayor naturalidad, se explora la libertad y la creatividad. Sinceramente, creo que es el siglo más creativo de la historia.

Es en este momento, que me permito ser mas “yo” que nunca. Tal vez sea una cuestión de la edad, pero me cuesta creerlo. Quien me conoce sabe que siempre fui así.

Eso sí, no voy a negarlo, alguna vez la carencia me llevó a recurrir a la exageración para llamar la atención y me escondí bajo la ropa. Hoy no visto más que mi verdadera esencia.

Esto es una pequeña muestra de lo que soy, lo que puede hacerse volcando nuestro espíritu en algunas prendas.

Lentes: Mykita, amor a primera vista y de increíble tecnología.
Campera: DC-10 vintage, un feliz redescubrimiento.
Gorra: Bailey of Hollywood, de estilo inglés, un préstamo de otro armario.
Remera: Jazmín Chebar, de algodón, un regalo de mi madre.
Pollera: Massimo Dutti, aires de mi época amada.
Zapatos: Sibyl Vane, los elijo una y mil veces más.
.
Ph: Coral Aoki, ojo cordobés y multicultural.

Asesoramiento de Imagen Personal


¿Para qué sirve?

Un buen asesoramiento nos ayuda a conocernos más. Acorta caminos. Es una inversión en la que ahorramos tiempo y dinero. A cambio, ganamos seguridad, confianza y recuperamos autoestima.

Nos permite percibir aquellos detalles que ignoramos sobre nosotras mismas y redescubrirnos. Reconciliarnos con nuestra imagen. Concentrarnos en todos los elementos que nos hacen diferentes de los demás seres humanos.

Crear ese sello único al que llamamos “estilo” entendiendo la morfología de nuestro cuerpo, su forma, vistiéndolo con los colores que lo embellecen naturalmente y destacando lo mejor de nuestro rostro, adaptándolo a nuestra personalidad.

Nace en nuestro interior y el exterior es el reflejo, donde nos damos a conocer como seres únicos e irrepetibles.

Te invito a pulirlo juntas, para que lo vivas plenamente.



TOTALMENTE BELLA
Nuestro asesoramiento más completo.

En él abarcamos:
. Morfología (la forma de tu cuerpo y cómo aprovecharla)
. Colorimetría (los colores que te embellecen naturalmente)
. Clase de automaquillaje
. Limpieza de cutis
. Cuidado de la piel
. Formación de tu estilo
. Las prendas que se adecúan a tu cuerpo
. Acompañamiento de compras

Son 5 etapas que organizamos de la siguiente manera
Primera jornada:
Nuestra primera cita. Una entrevista para conocerte, entendernos mutuamente y definir objetivos. (2 hs aproximadamente)
Segunda jornada:
Reconocimiento del rostro. Cuidado de la piel. Colorimetría. (3 hs aproximadamente)
Tercera jornada:
Corte de cabello. Clase de automaquillaje. (4 hs aproximadamente)
Cuarta jornada:
Nos enfocamos en el cuerpo. Su forma, aceptación, vestuario básico. La silueta adecuada a tu cuerpo. Creamos y montamos el estilo que refleje tu personalidad. (4 hs aproximadamente)
Quinta jornada:
Salimos de compras y evaluamos. Entrega del trabajo final. (5 hs aproximadamente)



POTENCIAR TU BELLEZA
Una opción intermedia.

En él abarcamos:
. Morfología (la forma de tu cuerpo y cómo aprovecharla)
. Colorimetría (los colores que te embellecen naturalmente)
. Clase de automaquillaje
. Cuidado de la piel
. Formación de tu estilo
. Las prendas que se adecúan a tu cuerpo

Son 4 etapas que organizamos de la siguiente manera
Primera jornada:
Nuestra primera cita. Una entrevista para conocerte, entendernos mutuamente y definir objetivos. (2 hs aproximadamente)
Segunda jornada:
Reconocimiento del rostro. Cuidado de la piel. Colorimetría. (3 hs aproximadamente)
Tercera jornada:
Corte de cabello. Clase de automaquillaje. (4 hs aproximadamente)
Cuarta jornada:
Nos enfocamos en el cuerpo. Su forma, aceptación, vestuario básico. La silueta adecuada a tu cuerpo. Creamos y montamos el estilo que refleje tu personalidad. Entrega del trabajo final. (4 hs aproximadamente)



BELLEZA PERSONAL
Nuestro asesoramiento básico.

En él abarcamos:
. Morfología (la forma de tu cuerpo y cómo aprovecharla)
. Colorimetría (los colores que te embellecen naturalmente)
. Clase de automaquillaje
. Cuidado de la piel
. Formación de tu estilo
. Las prendas que se adecúan a tu cuerpo

Son 2 etapas que organizamos de la siguiente manera
Primera jornada:
Nuestra primera cita. Una entrevista para conocerte, entendernos mutuamente y definir objetivos. Cuidado de la piel. Colorimetría. Corte de cabello. Clase de automaquillaje. (5 hs aproximadamente)
Segunda jornada:
Nos enfocamos en el cuerpo. Su forma, vestuario básico. Definimos el estilo que refleje tu personalidad. Entrega del trabajo final. (5 hs aproximadamente)



Un proceso de asesoramiento puede parecer intimidante, pero no lo es. Se puede disfrutar plenamente. La clave para lograrlo y aprovecharlo al máximo está en nosotras. Reconocer abiertamente aquello que nos gusta y lo que no, es sin lugar a dudas, la mejor guía que podamos entregarle a alguien. Aún así, nada supera a una mente y corazón abiertos.

La vuelta al amor


“Un instante, que viva eternamente en nuestras mentes.” ¿Quién no ha vivido un momento así? Un buen recuerdo que pasa y dibuja una pequeña sonrisa en nuestros labios, como si acabase de suceder.

Han pasado años desde los días de mi local. Sin embargo, hay memorias, fragmentos, personas y detalles que vivirán por siempre en mí. Me es imposible no sonreír al rememorar una novia. La alegría y los nervios inundando su ser y llenándola de esperanza, al verse frente a aquel espejo donde su sueño cobra forma. No sólo para ella, pues los ojos cubiertos de emoción e ilusión de quien la acompaña, al verla con esas prendas por primera vez, iluminan su rostro y transportan aquella magia por el aire.

Son aquellos gestos, esas simples reacciones, las que me enseñaron que este instante, en el cual la novia se vuelve el centro de atención, no sólo se grabará en su memoria, sino también en los corazones de todos sus queridos familiares y amigos quienes, conmovidos, disfrutarán por siempre tan maravillosa imagen.

Es gracias a ellas, que este año que pasó, fue tan especial para mí. Quiso la casualidad que fuesen varias las mujeres que se aproximaron en busca de mi ayuda para ese gran día. No niego que al principio sentí muchísimos nervios, pero allá fui, entusiasmada de todas maneras.

Como Asesora de Imagen, la ayuda que puedo brindarles es diferente a la que en sus días, como simple Diseñadora de Modas, pude otorgar. Aprendí a ir más allá de las prendas y el maquillaje, para hacer que su esencia impregne todo el evento del cual son protagonistas.

Siento un gran respeto por la ceremonia y la alegría que esta trae aparejada. Una gran presentación, cargada de magia y los mejores deseos de todos los presentes, quienes se sienten parte de aquel momento especial.

El poder ayudarlas me hace muy feliz. Crear un instante digno de recordar, de vivir una y otra vez en nuestra mente. Otorgarles aquello que soñaron. Sobre todo, darles la belleza y seguridad que necesitan para afrontar ese día.

Ese es mi mayor aporte. Ser ese alguien a quien acudir y expresar todas sus ideas, sin el miedo a herir sentimientos ajenos; con la seguridad de que velaré por su concepto. Alguien en quien dejar caer el estrés de cada detalle, con la confianza de que todo será respetado.

No puedo negarlo, es un gran desafío y requiere mucho tiempo, como así también dedicación, pero no dejan de atraerme aquellas sonrisas y toda la adrenalina que trae consigo. Sin importar el desenlace de esa historia, una parte de mí quedará eternamente impregnada en ella; por eso siento la obligación de abocar a su gran día, mi máximo esfuerzo. Allí es donde doy todo de mí.

Lo más importante es ver felicidad en sus rostros durante la última prueba, cuando todas las piezas se unen y nos permiten degustar un fragmento de lo que será. Si veo eso, sé que mi esfuerzo valió la pena y todo estará bien. Porque, así como los novios se visten para sorprenderlas, ellas se visten para encantarlos; y el mar de emociones que las atraviesa se refleja en su semblante.

Una novia de personalidad fuerte y estilos definidos, siempre será el mayor de los retos, pero es esto mismo lo que las vuelve mis favoritas. Me obligan a exigirme, a dar lo máximo de mí y pensar mucho más cada paso y las propuestas que pueda ofrecerles.

Las mujeres que me buscan, por lo general, no siguen ciegamente la moda o a un diseñador en específico, más bien las atrae su afinidad por lo diferente… Saben cómo soy; que tomo el desafío de defender sus ideas para llevarlas hasta el fin, cuidando cada detalle.

Mi objetivo es lograr una gran armonía, donde se vean únicas, confiadas y hermosas, sin dejar de ser ellas mismas. Una sinfonía que invite a los sentidos a participar, a perderse y dejarse llevar por la belleza natural que esta ocasión especial hace aflorar.

Sin duda alguna, esta es una experiencia que deja un sello en ambas; una parte de mi alma siempre vivirá en sus recuerdos y los de aquellos con quienes lo compartan. Al mismo tiempo, para mí, un gran aprendizaje y una marca imborrable en mi corazón.

Llevaba años sin asesorar novias. Pero no conozco a nadie que se haya desprendido de algo que compró en mi local. Me llena de alegría cuando me encuentro con algunas de mis clientes de la boutique y me cuentan que todavía conservan mis diseños, que esas prendas las acompañaron de una forma especial. Me es grato observar como ahora se usan muchos elementos que yo incorporaba. Tan diferentes y atrevidos en ese entonces.

Cada etapa de la vida es importante. Lamentablemente, muchas veces no le damos importancia y nos perdemos aquellos maravillosos, pequeños, detalles que nos rodean. El cómo nos vemos es una parte crucial de esto, habla por nosotros y le cuenta al mundo cuánto nos queremos, cuán valiosos son para nosotros aquellos instantes que la vida nos regala. Todo con el fin de generar hermosos recuerdos que vivan por siempre, uniendo lo nuevo y lo viejo, volviendo nuestro presente un sueño encantador.

Es por esto que agradezco a las novias que pidieron mi ayuda en este 2017, dándome la oportunidad de revivir estos recuerdos, esa parte tan satisfactoria de mi profesión que, sin darme cuenta, había quedado relegada con el paso de los años.

Las quiero!!!

-
Quiero agradecerles, además, a Ines y Sebastián. A quienes me alegro mucho de haber acompañado y tan generosamente me permitieron mostrar estas imágenes.

Brujas


Comenzamos otro día de frío y muy temprano en Bruselas, como de pleno invierno en Córdoba, pero con mucho entusiasmo. Hoy era el día!!

Eran las 9 am y ya ocupaba mi lugar de copiloto en el auto, GPS en mano, para iniciar nuestro trayecto de 97 km hacia Brujas. Todas las imágenes que había visto del lugar rondaban mi cabeza. Un nombre que nada tiene que ver con nuestras asociaciones en español, ya que proviene del noruego antiguo y hace simple referencia a sus puentes. Una de las ciudades medievales mejor conservadas, que prometía atraparnos y empujarnos a caminar una vez más. Conocer!!

Osvi, mi eterno compañero, me apuntaba en todas direcciones tratando de mostrarme cosas “Viste esto? Viste aquello?”. Al mismo tiempo, yo iba en mi propio mundo, por momentos deseando tocar un muro o sentarme a contemplar la historia. Pero eso es lo que amo, compartir y, así, intercambiar para aprovechar más. De eso se trata!! Cuatro ojos viendo más que dos, para sumar y disfrutar el doble.

Observar esas construcciones tan bien conservadas, sobreviviendo el paso de los siglos nos deslumbró y disparó mil emociones en mí. Al verla, es fácil entender por qué es de las ciudades más buscadas por los turistas y una de las más visitadas de Bélgica.

Fundada en el siglo XI, recibe más de 3 millones de personas por año. Es considerada la Venecia del norte por la gran cantidad de (bellos) canales que la atraviesan. Es imposible arrepentirse de dar un paseo por ellos!! Me pareció una ciudad muy romántica.

Al mismo tiempo, sus callecitas empedradas y extremadamente limpias huelen a chocolate (el mismo que los viajeros se llevan después), sus famosos gofres y las papas fritas que abundan en cada rincón!! Tentación a la vuelta de cada esquina.

Lo primero para conocer es, sin duda, el casco histórico. Declarado Patrimonio de la Humanidad en el año 2000 por la Unesco, es el corazón de Brujas. La Grote Markt, o Plaza Mayor, rodeada de construcciones neogóticas de colores alegres nos trasladó a la época dorada del comercio y el arte.

Allí encontramos la torre del campanario. En la llamada Beffroi de Bruges o Belfort van Brugge, donde las campanadas no se dejan de escuchar, subimos 366 escalones hasta alcanzar una hermosa vista de la ciudad. A cada paso, me deslumbró su nivel de mantenimiento.

El callejón del burro ciego es una calle abovedada. Uno de los rincones medievales mejor preservados. Conecta la Grote Markt con el antiguo mercado de pescado, el Vismarkt, donde aún se reúnen algunos pescadores. En esta calle también, encontramos artesanas tejiendo sus mejores puntillas y unos bellos encajes.

Recorriendo, también encontramos el Diamond Museum. Nada menos que un museo de diamantes. Me sorprendió saber que la técnica de tallado se utilizó por primera vez hace 550 años en esta misma ciudad!! En este museo está su historia, pero también se encuentra un laboratorio de orfebres jóvenes y adultos, que lamenté mucho no poder ver.

Ya sobre la plaza Burg, encontramos el Ayuntamiento de Brujas, también conocido como Stadhuis van Brugge en neerlandés. Es de un imponente estilo gótico-florido y uno de los más antiguos de Bélgica. Fue construido de 1376 hasta 1421.

Cuánto me sorprenden esas fechas!! Resulta casi imposible imaginarlo al verlo en tan buenas condiciones. Por eso no me canso de repetirlo. Admiro cuando un país conserva su historia y puede compartir con el mundo y cada uno de nosotros su pasado!!

Ya al final, uno de los pocos molinos que restan nos dio la despedida con una imagen incomparable.

Realmente, un día es insuficiente para esta ciudad, tiene mucho para ofrecer. Se necesita de más tiempo para sentir cómo Brujas te abraza con su estilo medieval y disfrutar del atardecer, su mejor hora.

Bruselas en 3 días!!


Bélgica, en verdad el Reino de Bélgica, es un país muy pequeño, pero de un desarrollo impresionante. Podría contarles de su importancia como miembro fundador de la Unión Europea y la cantidad de edificios de sus instituciones principales (y de la OTAN) que encontramos distribuidos por sus ciudades… Sólo que no es eso de lo que quiero hablar con ustedes.

Recorriéndola, descubrí la capital de este país y uno de los lugares más fantásticos que conocí en mi vida. La ciudad de Bruselas.

Allí la historia se emparenta con lo actual y se camina a cada paso. Te lleva al pasado, pero el presente es igual de importante. La construcción de sus edificios históricos es sorprendente y, aún así, es una ciudad futurista.

Me asombra la forma en que conviven ambas cosas. Momentos surrealistas en los que entraba a la catedral o alguna de sus galerías y el entorno se convertía en un túnel del tiempo por el que, de repente, me rodeaban los empresarios con sus maletines y todo se convertía en una película de ciencia ficción.

Si bien no tiene esa belleza de París, por ejemplo, la sensación de viaje en el tiempo y la vida en monarquía conviven de una forma que no paró de sorprenderme. Se conjuga y es potente.

Su aroma a chocolate me acompañaba al recorrerla, y así tuve la oportunidad de conocer una serie de lugares que, aunque no los hemos escuchado nombrar mucho en nuestro país, me parecieron realmente hermosos y por eso quiero compartirlos con ustedes.

. Catedral de San Miguel y Santa Gúdula

Cerca del hotel donde nos alojamos, encontramos el casco histórico de Bruselas. Entre todos los imponentes edificios que la componen, nos deslumbramos con esta catedral de estilo gótico cuya construcción se inició a comienzos del siglo XIII sobre construcciones previas del siglo XI.

Cada uno de sus detalles me pareció admirable. La manera en que la luz atraviesa sus cristales, las criptas románicas que contiene, sus esculturas. Y como si todo eso fuese poco, una hermosa arboleda acompañándola con tonos otoñales.

. Grand-Place

Su famosa plaza central. Un lugar histórico de belleza inigualable. Es el sello de la ciudad y Patrimonio de la Humanidad desde 1998 por la Unesco.

. Iglesia de Nuestra Señora de Laeken (Notre Dame de Laeken)

Es una auténtica maravilla del estilo neogótico del siglo XIX y el panteón de la familia real belga. Contemplarla a la distancia emociona de tanta belleza y hace que sea imposible no acercarse para conocerla por dentro también.

. Castillo Real de Laeken

En el barrio de Laeken, al noroeste de la ciudad, se encuentra este castillo, actual residencia de la familia real belga. Fue construido a finales del siglo XVIII y restaurado casi por completo en 1873. Originalmente, era apenas una residencia de verano.

Para mí fue sorprendente ver el tiempo que nos llevó recorrer la totalidad de sus terrenos, pero sin duda fueron sus invernaderos los que me quitaron el aliento. De un bonito estilo clásico, alberga una impresionante colección de plantas que, dicen, contiene ejemplares pertenecientes a la época de Leopoldo II.

. Atomium

Un monumento muy famoso en toda Bélgica. Representa a un cristal de hierro y fue creado en 1958 para la Feria Mundial. Simple y elegante, es un muy buen reflejo del ingrediente futurista que impregna toda la ciudad.

. Basílica del Sagrado Corazón

Como dije desde un comienzo, esta es una ciudad de contrastes, y aquí me enamoré de uno más. Esta basílica es de estilo Art Deco y, aunque su construcción finalizó en el siglo XX, fue Leopoldo II en 1905 quien colocó la primera piedra de su fundación. Esta demora se debió nada más, ni nada menos, que a ambas guerras mundiales.

. Galerías Reales de Saint Hubert

Aquí mi corazón dio un vuelco. Desde niña, siempre soñé con tener un techo de cristal. Un sueño que mantengo hasta el día de hoy!! Y en estas galerías me encontré, sin saberlo, con uno exactamente como el de mis sueños. Es simplemente bellísimo.

Lo mejor es que en estas galerías encontrás de todo!! Montones de cosas para deleitarnos como mujeres.

La verdad es que, cuanto más conozco, más pequeña me siento en la inmensidad del mundo. Cada día que pasamos se convierte en historia. Cómo me gustaría detener el tiempo en algunos momentos!!